Hablar sobre el origen de algunas cosas, como técnicas de aprendizaje y otros conocimientos, puede llevarnos a diferentes apreciaciones. Esto sucede cuando queremos saber qué es el coaching empresarial y cómo fue que apareció. Si bien se requiere una investigación más exhaustiva, trataremos de esclarecerlo.

¿Qué es el coaching empresarial y cómo se originó?

Atendiendo a la primera pregunta, y resumiéndolo un poco, el coaching empresarial representa una disciplina del siglo XX enfocada en maximizar tu potencial interior a través del diálogo. En los negocios, el coach utiliza diferentes técnicas para elevar tu desempeño, satisfacción y motivación al logro.

En relación a su origen, es natural que haya muchas opiniones encontradas al respecto por ser una teoría. Sin embargo, se llega a un consenso al afirmar que el coaching nació en la antigua Grecia y una de las versiones más osadas señala a Sócrates como el padre de esta disciplina tan difundida en la actualidad.

La motivación detrás de esta relación se debe al diálogo socrático o método dialéctico que consiste en una serie de preguntas del maestro al alumno para que éste último encuentre el camino de la respuesta. Esta técnica sería retomada en los años 60 (s. XX) como parte de las terapias cognitivo-conductuales y años antes de que apareciera el coaching empresarial.

La forma que conocemos hoy de este proceso se la debemos a 2 personajes importantes en su concepción: John Withmore y Tim Galley. Más entendido como un entrenamiento, ellos formularon que se trata de una intervención individual. Esta idea se diferenciaba de otros sistemas de aprendizaje relacionados a los negocios y el deporte.

La evolución del coaching empresarial

Ahora que sabes el origen y qué es coaching empresarial, trataremos de poner en perspectiva el desarrollo más reciente de esta disciplina.  Aquí el punto importante es que la base de este proceso sigue estando relacionada con un intercambio personal que busca la autorreflexión e introspección mediante una guía profesional.

Hoy día, la aplicación de este conjunto de herramientas puede llevar un proceso de asimilación que está entre los 4 a 6 meses. En este período se estima que las sesiones necesarias para profundizar el aprendizaje oscilan de 4 a 10 mensuales (dependiendo del coach) y con una duración promedio de 90 minutos.

De igual forma, la contratación de un coach para una organización determinada suele estar en manos del jefe de departamento de recursos humanos. No obstante, la tendencia más reciente indica que tanto CEOs, gerentes, ejecutivos y empleados están tomando más la iniciativa para acceder a este servicio. Esto un claro indicativo de que esta disciplina sigue consolidándose como un recurso valioso para mantener la competitividad empresarial.

Esperamos que esta breve explicación sobre qué es el coaching empresarial y su origen, te dé más curiosidad para saber sobre este tema. Como especialistas en consultorías y asesorías, también brindamos un servicio de entrenamiento a negocios e individuos. Si tienes alguna duda, puedes contactarnos sin compromiso.